Las mejores obras de los indígenas venezolanos

Vuelta a las raíces

Las mejores obras de los indígenas venezolanos

Venezuela es un país donde las tribus indígenas han tenido especial relevancia desde sus inicios.

Cuando hablamos de las obras de los indígenas, es importante mencionar que en la historia del país, los hombres han construido su arquitectura necesaria para vivir a partir del año 1.000 a.C. Esto fue así hasta el siglo XV. Toda esta época se conoce como periodo “neo indio”.

Para esa etapa, las arquitecturas eran construcciones con una apariencia de terrazas con bóvedas de piedra, a estas se les conocía como mintoyes y eran empleadas para guardar los productos para fines agrícolas.

Sin embargo, luego de que llegaran los colonos, se desarrolló un nuevo tipo de arquitectura en cuanto a las obras de los indígenas.

Actualmente, las obras de los indígenas en cuanto a arquitectura de vivienda se pueden dividir en espacio de agua o de selva. Es importante que las conozcas, pues a día de hoy, y pese a que el mundo se ha ruralizado, aún se pueden encontrar algunas de estas estructuras que, en algunos casos, funcionan como sitios de interés turístico.

Arquitecturas de agua

Para este primer punto, debemos mencionar una de las obras de los indígenas más interesantes que utilizaban para vivir.

Tal y como su nombre podría adelantarnos, estas estructuras fueron levantadas sobre cuerpos de agua de lagunas o lagos.

Su nombre es palafito, y eran la vivienda de distintas tribus, como los wayúu y los warao.

Su estructura consistía en viviendas que eran levantadas sobre pilotes de madera, y que se encontraban en el agua.

En otras palabras, se trataban de casas levantadas sobre estructuras de madera y ubicadas en medio de lagos o lagunas. Esto último es un detalle importante, pues se requería que el cuerpo de agua fuera tranquilo, ya que de otro modo, si existieran oleajes fuertes, ocurriría una catástrofe.

A día de hoy, como mencionamos pese a que la sociedad se ha ido por una vía más rural, con ciudades y demás, y que las comunidades de los indígenas se han ido reduciendo poco a poco, es posible encontrarnos con algunas de estas estructuras que se conservan en buen estado.

El hecho de que estas obras de los indígenas aún se preserven, nos dice mucho sobre su calidad de construcción. Si estás interesado en conocer cómo eran estas, en primera persona, puedes acudir al lago de Maracaibo, o también en el delta del Orinoco, pues son algunos de los sitios donde se pueden hallar estas estructuras en buenas condiciones.

Arquitecturas de la selva venezolana

Sin embargo, no todas las tribus indígenas vivían en palafitos, sino que existían otras que estaban alojadas en lo más profundo de selvas y es allí donde levantaron sus estructuras arquitectónicas de viviendas, a las que llamaron churuatas.

A día de hoy, la mayoría de comunidades indígenas que aún se preservan, se encuentran en este ambiente salvaje viviendo en churuatas.

Si deseas saber cómo son estas, pues son, en esencia, una choza, pero es diferente debido a que usa postes de madera y otras estructuras en el interior, sobre las cuales se colocarán palmas para construir así el techo de la vivienda.

Estas obras de los indígenas aún pueden ser encontradas con abundancia en distintos lugares de Venezuela. De hecho, es posible encontrarse con comunidades enteras viviendo en ellas.

No obstante, y aunque las estructuras más populares eran las dos que hemos mencionado, churuatas y palafitos, lo cierto es que existían tribus que tenían su propia vivienda. Algunas de estas, como los Guahibo, elaboraban sus hogares utilizando materiales como palma y bambú. Sin embargo, estas eran construidas con dos pisos, pues en las épocas de lluvia, la planta baja se llenaba de agua y los indígenas debían vivir en la parte superior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *