Infusión de pelos de maíz: Gran remedio aborigen contra enfermedades renales e hipertensión

Vuelta a las raíces

Infusión de pelos de maíz: Gran remedio aborigen contra enfermedades renales e hipertensión

Las plantas medicinales de las comunidades indígenas han calado poco a poco en nuestros hogares y cultura. Su eficacia sigue intacta para corregir gran diversidad de quebrantos de salud.

Sin duda, se agradece que solo en la Amazonia los pueblos autóctonos hayan catalogado alrededor de 150 especies. Su empleo de flores, rizomas, folios, aceites, semillas, cortezas y resinas ha beneficiado a incontables personas.

No necesitas ser un experto herbolario para aplicar los conocimientos milenarios de tales comunidades. Así ocurre con la infusión de pelos de maíz: gran remedio aborigen contra enfermedades renales e hipertensión.

Un alimento icónico de Latinoamérica

Las antiquísimas civilizaciones mexicanas lo llamaban “mahís” es decir lo que sostiene la vida. Solo el nombre, sugiere que era ampliamente empleado como otras tantas plantas medicinales de las comunidades indígenas.

En la actualidad, se lleva el trofeo como el cereal más producido en el planeta. Tanto en tierras mexicanas como centroamericanas se le conoce como elote, que en nahúalt traduce “mazorca tierna”. Acá hace referencia a los frutos del maíz que permanecen en la mata matriz.

Es común encontrar al maíz como ingrediente estrella de muchísimos platos típicos en toda Latinoamérica. Ciertamente se ha ganado la preferencia de los latinos a pulso. Si estás pensando en mimarte con un platillo de maíz, ¡no deseches los pelos!

Infusión de pelos de maíz

¿Te gusta lo natural? Entonces, apelamos a los beneficios que ofrecen las plantas medicinales de las comunidades indígenas. Hacerlo te ayudará a estar en contacto con su aporte cultural y su apreciación de la naturaleza.

Se estima que 6000 años atrás, aztecas y mayas ya descubrían y aplicaban las cualidades medicinales de los pelos del choclo. Su nombre real es “estilos”, son muy útiles para tratar padecimientos genitales o urinarios.

Poseen elevadas cantidades de vitamina C, vitamina K y potasio. Cabe resaltar que las plantas medicinales de las comunidades indígenas eran usadas en su totalidad. Se encontraba las bondades de cada parte, así ocurrió con el maíz y los estilos:

Protege tu corazón

Es importantísimo que evites su consumo si eres hipotenso. No obstante, promueve el buen riego sanguíneo y estabiliza tu tensión. Igualmente, te “blinda” contra el desarrollo de las cardiopatías.

Depura tu cuerpo

El consumo del té de estilos tiene cualidades diuréticas, limpiando tu cuerpo de toxinas. También hace lo propio con tus riñones.

Nivela el azúcar en la sangre

Disfruta de una buena taza de té de pelos de maíz e incrementa la insulina en tu cuerpo. También evitará que haya desajustes en las cantidades de azúcar en tus venas. Es recomendado si eres diabético.

Corrige la pesadez estomacal

Gracias a las enzimas que poseen los estilos, esta infusión las liberará junto a la bilis. No tendrás que someterte a la pesadilla de una indigestión tras una deliciosa comida.

Es un excelente antiinflamatorio

Suelen tomarlo cuando la persona padece gota o artritis. ¿Por qué? Debido a que subsana la hinchazón en articulaciones y extremidades. También es funcional contra lupus, colitis, cistitis, etc.

Despídete de la acidez

Gracias a su alcalinidad estabiliza el pH de forma natural.

Te ayuda a respirar mejor

Libera tus vías respiratorias cuando enfermas. Entretanto, es antiinflamatorio para tu garganta y corrige asma, bronquitis, catarro y gripe.

Es analgésico

Puedes prepararlo si sufres jaquecas o migrañas.

Aprende a prepararla

Después de echar un vistazo a su gran lista de bondades, seguro quieres probarla cuanto antes. Sin duda, las plantas medicinales de las comunidades indígenas no tienen desperdicio alguno. Para hacer la infusión solo necesitarás ½ litro de agua y un puñado de estilos. Agrega los ingredientes en una olla intermedia, ponla a fuego intermedio por diez minutos. Permite que repose hasta que esté tibia, luego cuélala. Si quieres limpiar tus riñones u organismo tómala por una semana ininterrumpida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *