Comidas nutritivas de los aborígenes sudamericanos

Vuelta a las raíces

Comidas nutritivas de los aborígenes sudamericanos

Los aborígenes sudamericanos se caracterizaban por sus habilidades como cazadores, asimismo, producían tubérculos y granos, pescaban y consumían buena cantidad de frutas, de ahí que su dieta les proporcionaba altas propiedades nutricionales, manteniendo cuerpos y mentes en óptimo estado. Pero ¿Cuáles eran sus recetas favoritas? Ahora la respuesta.

¿Qué comían los aborígenes sudamericanos?

La mayoría de los Pueblos Indígenas de Sudamérica se reconocen como hijos del maíz, del haba, la yuca dulce, la quinua, la papa o del guandú, en función de la cosmovisión de cada pueblo respecto al lugar en el que habitaban y sus potencialidades alimenticias.

Los alimentos más consumidos por los aborígenes sudamericanos:

De pies descalzos y en un entorno con aroma de paisaje montañero, los nativos del Sur de América, llevaban una dieta influenciada por el clima y ecosistema imperante en la zona donde habitaban, ya que de estos factores, dependía la variedad de fauna y flora reflejada en los diferentes productos y alimentos típicos de cada tribu.

De esta forma, no era igual la alimentación de los aborígenes sudamericanos que Vivian en comunidades dentro de las selvas, desiertos, llanuras o bosques, respecto a la que seguían habitantes de las sierras o páramos, diversidad que no solo se refleja en las tendencias culinarias de cada etnia, sino en sus tradiciones costumbres y rituales gastronómicos.

¿Cómo era la gastronomía del aborigen sudamericano?

América Latina es reconocida desde siempre, como una tierra fértil; si bien cada zona ofrece peculiaridades alimentarías propias, el maíz es uno de los productos más destacados de la gastronomía de los aborígenes sudamericanos, incluso, se considera el ingrediente base  de la alimentación maya y azteca.

Por su parte, la yuca es el ingrediente esencial de la dieta de los nativos que habitaban en lo que hoy ocupa Brasil, mientras que los incas, sustentaban su alimentación en la yuca. Acompañando estos alimentos energéticos, figuraba el frijol como fuente de proteínas, mismo que se complementaba  con el consumo de pescado y animales de caza.

Platos en los que no faltaban las raíces, verduras y frutas:

La monótona dieta de los aborígenes sudamericanos se nutría con el aporte que introducían las raíces, verdura y frutas; en función de lo disponible en su zona, los nativos consumían productos de origen americano como el mamey, tomate y aguacate.

Un régimen alimentario sobrio y simple, pero variado:

Si bien el análisis histórico de la alimentación de los aborígenes sudamericanos muestra una dieta sustentada en pocos alimentos, es preciso de esta sobriedad alimentaria que se deriva su carácter dominante y contextura musculosa, ya que no comían por placer sino por necesidad.

De hecho, las enfermedades por sobrealimentación eran desconocidas, los nativos mostraban cuerpos delgados sin nada de panículo adiposo más allá del necesario, por lo que puede resumirse su dieta como nutricionalmente balanceada.

¿Cuáles eran los alimentos más consumidos?

En líneas generales, la energía de los aborígenes sudamericanos provenía del maíz y el frijol – aunque en ocasiones, también partía del consumo de raíces y tubérculos – el cacao, era el ingrediente limitado para las oligarquías dominantes o grupos sociales altos, por lo que el pueblo solo lo hacía parte de su dieta en ocasiones festivas donde el chocolate se servía  como bebida apreciada y de gran prestigio.

Proteínas, vitaminas y grasas: 

Respecto al aporte proteico y vitamínico, estaba mayormente a cargo de los animales domesticados, la caza y la pesca; los nativos, demostraban habilidades a la hora de cazar, por lo que sus mujeres contaban con la presa suficiente para complementar los vegetales que recolectaban.

En lo que concierne al consumo de grasa, pareció ser bastante limitado; la manteca procedente del cacao no se empleaba para cocinar, sino como producto de perfumería y de tocador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *